viernes, 14 de marzo de 2014

Prevención

Esta semana hemos entrado en rutina de nuevo y ¡bienvenida sea! Aparte de asistir al siempre positivo y alegre club de conversación de mujeres en Dialogsenteret, he conocido a un grupo de madres internacionales, que se reúne una vez a la semana en la ciudad. Muy majas la verdad sea dicha. Tampoco falté al språkkafe, y el miércoles tuve ocasión de ir a un bokkafe en el centro de voluntarios de mi barrio.

Todo ello junto con la enseñanza de español me ha reportado una semana completa y variada. Empiezo a tener cierta estabilidad emocional, que, en mi opinión, es lo más difícil cuando emigras a otra ciudad.

Por cierto, Adrià comienza a chapurrear un poco de noruego en casa. De Arnau nos comentó la profesora que dice algunas palabras en trøndersk, el dialecto de la ciudad. Yo estoy aprendiendo bokmål (es la variante oficial del noruego que se enseña en las escuelas de idiomas) Mis hijos hablan trøndersk. Es divertida la situación. No obstante, conozco algunas palabras del dialecto, porque una parte del segundo curso de noruego que hice consistía en aprender algo de trøndersk.

Por otro lado, el mayor está feliz como una perdiz, porque ayer fueron a un gimnasio de Trondheim que le encanta. Organizan visitas cada mes y medio aproximadamente. Se divierte mucho subiendo por la cuerda, o colgándose en las anillas.  

En Noruega el deporte es una pasión nacional, pero en algunos casos me parece una obsesión. Haga el tiempo que haga y sea la hora que sea, siempre ves a alguien corriendo por la calle. Incluso si hay hielo, ello no es óbice para marcarse un sprint. En las tiendas venden deportivas con clavos para la ocasión. Por otro lado, hay que explicar que el deporte es una forma de cuidar la salud para los noruegos. Es decir, que aparte de disfrutar, lo practican por prevención. El grupo del Ayuntamiento "Frisklivsentralen" es un ejemplo. Organizan actividades y dan buenos consejos para llevar una vida sana.

Os explico: Pongamos por caso que vas al médico por un constipado. En la consulta, el doctor o doctora te preguntará por tus hábitos alimentarios y deportivos. Y puedes irte simplemente con el consejo de que debes llevar una vida sana. Esta filosofía de vida da sus resultados. Los ancianos caminan más rectos que un palo, y hacen senderismo aún ser muy mayores. Están en plena forma y lo disfrutan. En cuanto a la comida, a la vista de lo que hay en los supermercados, os confieso que yo prefiero la dieta mediterránea.

Continuando con el tema hace pocos días nos llegó a casa un aviso: Arnau ha de ir al dentista. No sabíamos el por qué hasta que nos informaron por teléfono. Resulta que a partir a los seis años los niños deben pasar por un chequeo gratuito de salud dental. Les enseñan qué es el flúor y buenos hábitos de higiene bucal, además de comprobar si tienen caries o no. Se puede acudir al dentista sin coste hasta que se cumplen los dieciocho. Lo que desconozco es si hay tratamientos que están excluidos, pero imagino que sí.

La prevención también es algo importante en las relaciones humanas. De hecho, es muy difícil presenciar un conflicto entre dos personas en Trondheim (siendo una de ellas de nacionalidad noruega). Se intenta evitar por todos los medios. Incluso en las peleas infantiles no se suele intervenir por parte de los padres. No ven mala fe en las actuaciones de los otros por lo general.  Cuando algo se tuerce lo asocian a la idea de "será un malentendido". Dicho esto, supongo que sus excepciones habrá. Pero lo que es cierto es que los noruegos evitan a toda costa entrar al trapo.

¡Hasta la próxima! ¡Feliz fin de semana!





2 comentarios:

  1. ¡Más que cierto es lo del ejercicio! Y yo me uní al clan, jaja. De no ser por la prueba hecha foto, nadie me hubiera creído que en pleno día de llovizna y niebla yo estaba "på tur" en la montaña.
    Saludos, Lidia. Gracias y feliz finde a vos también :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido totalmente contigo. Ver para creer :). Un abrazo.

      Eliminar